EMBARAZO, LACTANCIA Y ACEITE DE OLIVA. ¿CÓMO SE RELACIONAN?

El consumo de aceite de oliva, tiene efectos positivos en el embarazo y la lactancia. El aceite de oliva juega un papel clave en el desarrollo fetal durante el embarazo y una escasez de algunos de los elementos, como la vitamina E, presentes en el aceite de oliva puede tener efectos perniciosos en el desarrollo posterior del bebé.

Durante la lactancia es aconsejable consumir más grasas, principalmente grasas monoinsaturadas, al tiempo que se reducen las grasas saturadas y el colesterol en la medida de lo posible. Se deben seguir las pautas dietéticas generales y controlar la ingesta de calorías para evitar el aumento excesivo de peso. De nuevo la vitamina E, y el ácido oleico presentes en el aceite de oliva consumidos por la madre en esta etapa ayudan a mantener un elevado valor nutritivo en la leche materna que se le da al recién nacido.


×

¿Qué significan las etiquetas?

Las diferencias de clasificación de cada producto son las siguientes: